Romulo Lopez Cordero

Icon

Comments on Economics, Technology and Current affairs, because Freedom matters.

Los Apodos

Siempre me llamó la atención que en la generación de mi hermano los amigos de el eran los que tenían apodos más llamativos. Los Mellocos (un par de gemelos); Huevo (ni idea porque) Lepra (este ha de haber estado lleno de granos y feo pero nunca supe); Perlita (mi hermano); Rama Seca (flaco esquelético con un color de piel cetrino y el pelo claro tierra)

En mi generación de amigos; Cura cabezón (muy juicioso y crítico con todo el mundo y una época andaba con la cabeza rapada); Lengua de Limón (habla mucho y es agrio); Cabezón (yours truly); Hominus Albañilis (un pana que dizque era aniñado pero tenia cuerpo y facha de albañil); Fredy Krueguer (una amiga que tenía los dientes igualitos a los de tal infame personaje); El abuelo (un amigo algo veterano -8 o 10 años más- en el grupo); El chagra (un amigo de guayaquil, que aunque no era serrano hablaba como serrano por herencia del padre); El conde (este era igualito al conde contare de plaza sésamo).

En guatemala ocurre similar cosa; El pelos (este con una exagerada vellosidad en el cuerpo, era tan famoso que muchos se habían olvidado del verdadero nombre y solo lo conocían así); Chanok (otro de Guatemala que parecía una caricatura de allá)

Esos son los memorables, pero habían más dado que todos tenían un apodo.  Esto a propósito de un correo electrónico que me envio un familiar reproduciendo un artículo sobre apodos que salió en el Diario el Universo de Guayaquil y que reproduzco a continuación:

Viernes 1 de septiembre del 2006

El Gran Guayaquil

Retratos de Guayaquil

Guayaquil, la ciudad de los apodos

Jorge Martillo Para EL UNIVERSO

En Guayaquil hay personas que solo son identificadas por su apodo; sus nombres y apellidos son inútiles. El sobrenombre se convierte en partida de nacimiento, legítima cédula de identidad y acta de defunción. Y ciertos apodos son heredados de generación en generación. Así de simple y sin ánimos de ofender.

Según el diccionario, apodo es el nombre que suele darse a las personas, tomado de sus defectos corporales o de alguna otra circunstancia. El apodo también es conocido como: sobrenombre, remoquete, chapa, alias, etcétera.

Es reconocido el talento guayaco para propinar apodos a amigos, enemigos y recién conocidos. Al agraviado -o agraciado?- le aconsejo tomarlo de buen gusto porque el que se pica, pierde. La regla número uno es reírse de uno mismo y luego de los otros.

Leyendo a los cronistas Modesto Chávez Franco, Carlos Saona, Rodolfo Pérez Pimentel, etcétera, uno encuentra apodos jocosos y entretenidas anécdotas que giran alrededor de esos personajes.

En el siglo XVIII, la Santa Inquisición hizo funcionar su maquinaria represiva en Guayaquil. Las brujas cazadas fueron Juanita la Mondonguera, llamada as porque cocinaba deliciosos mondongos. Pero por la noche adivinaba el porvenir leyendo las líneas de la mano y lanzando naipes.

Juanita, con mondongo y todo, fue confinada a Daule. La otra fue la Chica Calabazas, su apodo hacía alusión a que era traviesa en los lances amorosos. Invocaba a los espíritus, pero estos no la salvaron cuando fue recluida en la isla Puná.

Todo un personaje era Felipe Mendoza Coello, típico “gran cacao” de los años veinte del siglo anterior. Gastaba su fortuna en Europa. Una noche de carnaval, en el hotel Negrezco de Niza se celebró un baile de disfraces. Ni corto ni perezoso se disfraz de Luis XVI y ganó el concurso haciéndose acreedor, en son de broma, del título nobiliario de Conde. Como Mendoza era generoso dando propinas, al siguiente da los empleados del hotel continuaron llamándolo Señor Conde, y como el título le sabía a las mil maravillas, se quedó con él.

Cuenta Rodolfo Pérez Pimentel en El Ecuador profundo una historia que gira alrededor de un potaje criollo. A usted le gusta el arroz con chancho? No se haga… Así es su suculenta historia:

Dice Pérez Pimentel que por los años veinte del siglo anterior viva en Guayaquil un serrano de nombre Gualberto. El guambra tenía una fonda en Clemente Ballén y Pedro Moncayo. El sitio ganó fama gracias a su delicioso arroz con chancho. Hasta que un crimen cometido en dicho local sacó a flote que Gualberto era homosexual y que a sus amigos que lo visitaban convidaba un plato de arroz con chancho. De ahí la resbalosa fama del potaje.

Los personajes callejeros siempre han tenido apodos llamativos. En los años cuarenta y cincuenta del siglo anterior, vagaba por las calles María Sin Tripas, llamada as porque era gordísima. Y tocando la marimba armaba la fiesta en plena va pública. Otra era Pancha Loca. Una gorda sucia y descalza que rea a carcajadas cuando perseguía a los hombres para besarlos.

Nuestra literatura está poblada por personajes conocidos por sus apodos. En Las cruces sobre el agua (1949), de Joaquín Gallegos Lara, considerada ‘La novela de Guayaquil’, se encuentran jocosos apodos. Al mismo Joaquín Gallegos Lara sus amigos apodaban Joaco. Entre los más llamativos están:

Cucaracha Eléctrica (as era llamado un doctor por blanco y tembleque), Malpuntazo (muchacho tuerto y refeo), Mano de Cabra (un mecánico), Tubo Bajo (un cojo), los Corta Nalgas, Sello Rojo y Sello Gris (nombres de pandillas de esas pocas), la Hamaca Montiel (por el meneo de la doña), etcétera.

Dejémonos de historias y literatura. Recuerdo que por mi barrio pasaba un loco gordito, trigueño y que caminaba medio raro al que decían Ollita Cagada. De tarde en tarde atravesaba la calle Los Ros una vieja que era puro hueso y pellejo. Vestía un luto enloquecido que asustaba, y cuando le gritaban: “A Tronco Secoooo, a Tronco Secooo”, se ponía furiosa, agarraba piedras que lanzaba con excelente puntera a los majaderos.

Los centros educativos son canteras inagotables de poner apodos. Cuando fui colegial, al profesor de Castellano, que nos caía a cocachos cuando no sabíamos la lección, lo apodaban Hitler; Loco Gallegos al profesor de dibujo que usaba bigotes de antenas a lo Dalí. Luego, cuando era ya docente, a un colega profesor de Educación Física, dueño de unos ojos saltones, le decían Ojo de Uva. Ay del estudiante al que sorprenda gritando su apodo! En épocas más cercanas, a un escritor gordo y de cachetes inflados lo llamaban Cara de Caucho. A una amiga, la Astronauta, porque siempre andaba elevada como por la Luna. A otra comadre, la Casi Guapa, porque según la iluminación y el ángulo de observación, a veces era guapa, y en otras, fea. Un amigo quiteño, gordo y malvado, llamado Media Vaca, bautizó a una chica alta y dueña de una nariz de amplias fosas nasales como Escopeta Doble Can. A una doña de diente voraz, la Siete Viandas. A un difunto profesor de piel morena, Carne Asada.

Mejor aquí la paramos. Y aunque dicen que el que nació para martillo del cielo le caen los clavos, a mí me han caído apodos contundentes, desde Conde hasta Condenado. Y cuál es tu apodo?

eluniverso.com Noticias del Ecuador y del mundo

Derechos Reservados 2004 C.A. El Universo.

Todos los Derechos Reservados.

Filed under: Hispanics, Latin America, Personal

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: